Hasta que llegó el 2020 nuestra vivienda era un lugar donde dormíamos, cocinábamos, hacíamos vida familiar y veíamos la televisión. Pero el coronavirus ha puesto a prueba la capacidad de nuestros espacios vitales para albergar otro tipo de actividades que antes hacíamos fuera de casa. Las nuevas limitaciones a la movilidad para evitar los contagios comunitarios nos han obligados a disponer en casa de la oficina, el gimnasio, el parque y hasta la terraza del bar habitual donde nos tomábamos esa caña al salir de trabajar. Esto ha hecho que las carencias de nuestro hogar afloren  y muchos españoles se hayan puesto manos a la obra durante el verano para adecuarlo a la «nueva normalidad» que estamos viviendo.

 

Según los datos de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción, Andimac, el 55% de los españoles se han lanzado a realizar alguna pequeña remodelación o han acometido alguna labor de mejora en sus viviendas.  A las condiciones sanitarias que han derivado en este aumento de demanda se le unen otros factores como el no haber podido viajar en verano, el aumento de la tasa de ahorro derivado dela bajada del consumo  y los ERTES que han contenido el desempleo.

 

En España, y en especial en Canarias, gracias a nuestras condiciones culturales y climatológicas  somos gente de pasar mucho tiempo en la calle. Por esta razón, el acondicionamiento de nuestras viviendas no suele ser algo tan primordial como pasa en Europa. Prueba de ello es que en 2019, el presupuesto que destinábamos a la adecuación de nuestras casas se situaba en 681 euros por hogar, una cantidad que supone un 35% menos que la media europea, según el secretario general de la patronal de la reforma, Sebastián Molinero.

 

Unos de los productos estrella de estas reformas han sido los rollos de césped artificial, así como las tarimas y los suelos vinílicos y laminados . En  Corsua podemos dar buena fé de ello. De repente, la nueva situación ha hecho aflorar al decorador que llevamos dentro. Buena prueba de ello lo tenemos en la masa social que sigue a  El Mueble, la revista de decoración decana en España, cuyo número de seguidores de su edición digital se ha disparado hasta un 66% con la pandemia. «Está siendo un tiempo muy duro y hemos sentido la necesidad de dotarnos de unas casas más coquetas, cuidadas y ordenadas. Ha habido un claro componente emocional en estos cambios», analiza la directora, Susana Gómez. «Nuestra vivienda se han convertido en nuestro refugio, el lugar que nos cuida y nos hace sentirnos a salvo, y hemos querido mimarlo»

 

En Canarias, seguimos gozando de buen tiempo ahora que la reformas en península se giran más hacia la climatización y el ahorro energético.  Así que nuestros jardines, azoteas, terrazas y cualquier espacio exterior del que dispongamos será un buen lugar donde centrar nuestro esfuerzos decorativos. Afortunadamente estos espacios no sólo sirven para el ocio sino que pueden suer un lugar maravillosos desde el que teletrabajar al aire libre.

 

Pásate por nuestra nave en Calle Acacias 3, 35118 Polígono Industrial de Arinaga, Agüimes, y descubre todo lo que te podemos ofrecer.
Teléfono: +34 928 587 443

Consultar todos nuestros productos

 

 

Fuentes: EL Norte de Castilla

 

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *